Decepcionarse y…. aprender

“Vaya un tema que ha escogido Ana… para ser tan positiva como dice”… estaréis pensando más de uno… o quizás no… 🙂

Últimamente las situaciones que nos producen sentimientos de insatisfacción o aún peor, de frustración son algunas más de las que nos gustarían. Y pensando sobre estas sensaciones que de vez en cuando nos conquistan las ideas y pretenden bloquearnos quería comentaros, por si no lo había repetido ya bastante, que ser conscientes de nuestros pensamientos es realmente importante y que además, evitar caer en los bucles de pensamientos negativos nos ayudará a tener una mente sana, una salud de hierro y una sonrisa mucho más activa! 😉

¡Podemos!

¡Podemos!

La decepción es ese sentimiento de insatisfacción que nos producen las expectativas no cumplidas, las mentiras desveladas… una promesa que no llega nunca… ahora que lo pienso, hay demasiadas cosas que nos pueden causar decepción así que como la decepción es inevitable, tendremos que aprender a superarla de forma rápida y eficaz! Y no es por alarmar… pero debemos frenar esos sentimientos o terminaremos sufriendo una depresión y eso ya son palabras mayores.

En el terreno laboral el hecho de no sentirnos valorados (por poner un ejemplo) es un motivo de decepción y frustración y no podemos poner una pistola en la cabeza de nadie para que nos reconozcan méritos, esfuerzos o en definitiva un buen trabajo.

Una frase que resume lo que acabo de decir es:

“Cuando aprendáis a aceptar en lugar de esperar, tendréis menos decepciones”

Robert Fisher.

¡Seamos creativos con nosotros mismos! No dejemos que las situaciones que no podemos evitar minen nuestra salud mental porque tenemos herramientas más que de sobra para saber que somos buenos profesionales, y aún más importante, ¡buenas personas!

Siempre lo digo… la deshumanización que vivimos en el mundo laboral tendrá resultados poco aconsejables para la evolución y crecimiento de aquellas empresas que no se pongan las pilas y comiencen a invertir en mejoras sociales, en tener equipos humanos completos en sus facetas técnica y humana.

El trabajo emocional va ganando terreno poco  a poco siendo la inteligencia emocional una herramienta poderosa que va adquiriendo presencia y peso en la gestión empresarial. Y es que, evitar sentimientos como la decepción es algo IMPORTANTE. Pero mientras esta evolución avanza lentamente nosotros debemos aprender a ser dueños de nuestras emociones y lanzarnos preguntas como: ¿Por qué te afecta tanto eso? ¿Qué aprendes de aquello? Sed conscientes de que la frustración termina convirtiéndose en un enfado interior con nosotros mismos y con el mundo, se convierte en resentimiento… Y no me digáis que eso de ir con caras mustias por la vida no es un gasto de energía excesivo para estos tiempos que corren… 😉

Advertisements
Aside | This entry was posted in Comunicación, Desarrollo personal, Formación y Desarrollo, Mente positiva. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s