Efecto Pigmalión

Pigmalión y Galatea

Podemos exculpir con nuestras expectativas.

... Cuenta la mitología que Pigmalión, siendo rey de Chipre, buscó incesantemente a su mujer ideal, de una belleza y hermosura nunca vistas… un día, cansado de buscar a aquella mujer de rasgos perfectos, comenzó a esculpir la estatua de la que para él era su mujer perfecta a la que llamó Galatea. Aquella estatua era tan hermosa que Pigmalión se enamoró perdidamente de su obra y soñaba que aquella figura de mármol cobrara vida… tal era su deseo que la diosa Venus escuchó sus ruegos dando vida a Galatea… aquel día Pigmalión besó los labios de su amada y ya no estaban fríos… Galatea había cobrado vida y se había enamorado perdidamente de su creador…

UN MITO PRECIOSO ¿VERDAD?

Quizás estés pensando qué mosca me habrá picado hoy para hablarte de este mito… Verás, llevo pensando algún tiempo en escribir sobre las expectativas y sus efectos… también llamado: Efecto Pigmalión. Es decir, quiero hablar sobre el efecto (positivo o negativo) que las personas tenemos influyendo unas sobre otras según las expectativas que tenemos de los otros… Y por lo tanto, nosotros mismos, en cierto grado, estaremos inducidos en un nivel inconsciente por las expectativas que los demás tienen (y proyectan sobre nosotros tanto si nos las comunican como si no).

Incluso antes de conocer esta teoría del “efecto Pigmalión” he tenido sensaciones en muchos momentos de mi vida tanto positivas como negativas, a partir de lo que yo sentía que otras personas a mi alrededor esperaban de mí.

He sentido el Efecto Pigmalión negativo, al sentir o ser consciente de las bajas expectativas o la poca confianza que otros habían depositado en mí, lo que me llevó en muchas de esas ocasiones a frustrarme, bajar mi motivación… hundir mi entusiasmo… Con pensamientos como: “eso es una tontería”, “no creo que consigas lo que pretendes”, “no eres capaz”… incluso a veces sin decirlas abiertamente, el lenguaje no verbal delata e influye en nuestra motivación y autoestima.

Y estas experiencias me han llevado a actuar confiando plenamente en las capacidades y aptitudes de los demás. Yo no quiero ser ese freno, ese límite para el entusiasmo, la ilusión, la motivación y la actitud positiva de le nadie.

A partir de esas experiencias personales siempre intento motivar positivamente y dejar a un lado esos pensamiento y frases que ya han sido definidos como tóxicos.

Por otro lado, también he experimentado el Efecto Pigmalión en POSITIVO, ¡¡¡Qué sensación tan buena!!! confían en ti, apoyan tus ideas, tus ilusiones, tus metas!!! Todo se ve inundado por una gran motivación y un grito enorme de “YO PUEDO”

Muchas veces (la gran mayoría de las veces) no somos conscientes del importante efecto que nuestras palabras así como nuestras expectativas pueden tener en los demás… a veces una pequeña palabra puede tener un efecto devastador!… otras veces un sencillo gesto de apoyo puede aportar la gota que lleve al éxito, a la felicidad o al objetivo que se haya propuesto… Por lo tanto, CUIDEMOS nuestros mensajes y mantengamos una actitud positiva ya no solo con nosotros mismos, si no también, con los demás.

Interesante lectura sobre el experimento de Rosenthal-Jacobson en que se intenta probar los efectos de las expectativas en los otos. Citas http://centrodeartigos.com/articulos-educativos/article_12973.html

Advertisements
This entry was posted in Comunicación, Curiosidades curiosas, Desarrollo personal, Mente positiva and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Efecto Pigmalión

  1. Javi says:

    Fantástico!que cierto es,esas subidas bajadas…hay que intentar ser positivos y si no…al menos hincar la rodilla pero siempre intentando levantarnos para lograr lo que nos proponemos….
    me encanta,por que es muy cierto que muchas veces la influencia externa hace que nuestro estado se degrade,es díficil ser impermeable,creo que si no apartamos la vista de lo que queremos….es posible contra restar,lo que nos moje de fuera.

    saludos

    • Eso es Javi!
      Totalmente de acuerdo y además tendríamos que ser más conscientes de los efectos que nosotros mismos provocamos en los demás 🙂
      Gracias por tu comentario
      Un saludo!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s